9 July, 2020

LO ÚLTIMO

Este es el libro esotérico que llevaba un siglo sin publicarse
Este es el libro esotérico que llevaba un siglo sin publicarse

11 febrero, 2020   .   admin

La lámpara mararavillosa, el libro que acaba de publicar La Felguera, es un texto de «culto», como lo definen sus editores, que presenta una faceta de Valle-Inclán diferente y desconocida. El escritor gallego era un «auténtico erudito fascinado por el mundo esotérico». Como a otros intelectuales de su tiempo, le interesaban la teosofía y el ocultismo. «Esta es una obra hermosísima, posiblemente una de las obras maestras del modernismo, pero es cierto que quizás dibuja a un Valle-Inclán distinto al que habitualmente conocemos. Hay que tener en cuenta que se trata de uno de los escritores más importantes de la literatura en habla hispana del siglo veinte, pero muchos conocen menos esta faceta (…)», asegura Servando Rocha de la editorial que ahora recupera esta pieza maestra.

Servando, ¿qué os mueve a publicar este libro de Valle-Inclán?

Hace casi un siglo, nada más y nada menos, que la obra no se publicaba como debería. Es algo bastante inexplicable e inaudito. Se publicó su primera edición en 1916, pero posteriormente, en 1922, el propio Valle, la corrigió y editó con una gran meticulosidad. Para su autor, La lámpara maravillosa es un libro iluminado. Es una obra con un plan, esconde sus secretos, revela y, al mismo tiempo, esconde. Es un acertijo poderoso, un plano, una hoja de ruta para el viajero, que es lo mismo que decir iniciado o neófito. Es un impecable ejemplo del libro como obra de arte. Por eso, en 1922 el libro se terminó tal y como consideró que debía ser editado en el futuro.

Sin embargo, hasta la fecha había sido publicado sin respetar el aspecto, las ilustraciones del gran Moya del Pino (que fueron suprimidas incomprensiblemente, cuando estas servían para igualmente leer el libro e incluso remitían a otras lecturas más ocultas) y hasta los caracteres tipográficos de Valle. Esta es la edición de 1922, tal y como fue publicada en su momento. Recoge las ilustraciones, simbología, puntuaciones y demás aspectos formales de esta edición, que como decimos fue meticulosamente corregida, supervisada y modificada, con respecto a su primera edición, por Valle-Inclán en vida, por lo que entendemos que es la obra según este consideró que debía mostrarse al mundo. Luego estaba claro que queríamos hacerlo respetando el aspecto pero sin ser una edición facsímil. Valle estaría muy orgulloso.

La persona que más y mejor conoce a Valle, Margarita Santos Zas, de la Cátedra de Valle-Inclán de la Universidad de Santiago de Comspotela, cuando lo tuvo en sus manos, nos escribió y dijo: «Por fin la obra puede leerse como lo merece», y ese es el mejor halago que un editor puede recibir.

Los fundadores de la teosofía, Blavatsky y Henry Steel.
Los fundadores de la teosofía, Blavatsky y Henry Steel.
Aseguráis que este libro recoge la filosofía esotérica y mística de Valle-Inclán, ¿en qué consistía?

Valle pertenecía a una tradición de místicos con la que se sentía identificado. En él, curiosamente, hay una ingenuidad y una profundidad que lo hacen único y que igualmente alimentaron su aura, su singularidad como personaje que convirtió su propia vida en una obra de arte, en una ficción. Incluso esta ficción le acompañó hasta su lecho de muerte. Al día siguiente de su muerte se dijo que un anarquista había intentado arrancar la cruz de su ataúd y había caído a la fosa, rompiéndose la caja. Por supuesto, nada de esto sucedió, pero era parte de la leyenda que siempre lo rodeó. Valle creyó en toda clase de fenómenos sobrenaturales, pero esto era algo frecuente en su época. Se oponía al racionalismo convertido en fanatismo de tal modo que se negaba una vida trascendente.

La teosofía que profesó intentaba crear un sistema de ideas que superasen los enfrentamientos entre religiones mediante el estudio de distintas creencias, por lo que entre los teósofos hubo cristianos y no cristianos. Intentaba acercar los sistemas antiguos de creencias orientales con los occidentales, como una síntesis y superación. Creo que Valle fue tan cristiano como lo fue otro gran artista y místico, William Blake, pero sus creencias no fueron, al igual que él, nada ortodoxas. Creía en las formas eternas del mundo, en el quietismo, en la contemplación, en la belleza mística, en el sentido de unidad, en el amor como fuente primaria y última. Y todo eso es algo muy actual. El mundo sería mucho mejor y más bello si hiciéramos caso a las palabras de Valle.

¿Cómo se aficionó al esoterismo?

Frecuentaba y lideraba tertulias y círculos ilustrados en los que se discutía con naturalidad sobre el mundo oculto. No era nada extraño o ajeno a la época, sino más bien al contrario. Los adeptos al espiritismo, por ejemplo, eran muchos. En gran medida, contaba con cierta buena prensa. Mario Roso de Luna, el introductor y traductor de la obra de Madame Blavatsky, fundadora de la teosofía, fue su amigo íntimo, lo mismo que miembros de sociedades y revistas ocultistas.

En Madrid frecuentó la tertulia del Café de Levante y la redacción de la revista Sophia, especializada en teosofía, el Ateneo de Madrid o aquellos pensadores, artistas y hasta científicos que consideraban que todo lo que existe no puede ser percibido por unos sentidos, como los nuestros, en parte atrofiados, mal dirigidos y torpes. En toda su obra, sobre todo a partir de La Lámpara Maravillosa, está presente este mundo. Cuando en 1912 marchó a Galicia, siguió en contacto con teósofos, pero Valle, como es natural, no podía ser comprendido ni abarcado en una misma creencia y menos aún en un grupo más o menos organizado.

Hay varias formas de enfrentarse a este texto. «Una muy de alto voltaje, vinculada al mundo oculto y a lo que se llama la Tradición Oculta, pero también hay otra que sirve como un manual asequible a todo el mundo y que nos recuerda lo que hay de hermoso y eterno en el mundo». Fue el escritor Javier Sierra el que sugerió a La Felguera publicar este libro, y la escena tuvo lugar en el Café del Espejo de Madrid, «un lugar donde Valle se sentiría muy a gusto»

La lámpara mararavillosa, el libro que acaba de publicar La Felguera, es un texto de «culto», como lo definen sus editores, que presenta una faceta de Valle-Inclán diferente y desconocida. El escritor gallego era un «auténtico

ABOUT THOMSON SMITH

Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum. Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit.

© 2017 YOUR COMPANY. ALL RIGHTS RESERVED. Diseño : Seo Consulting